448437562222089 448437562222089

Visitas turísticas amenazan la preservación de estos espacios naturales

Visitas turísticas amenazan la preservación

de estos espacios naturales

Para nadie es un secreto que las actividades humanas han destruido ya un tercio de las áreas naturales protegidas del mundo, porcentaje que se ve atribuido a la construcción de carreteras, urbanizaciones, ganadería industrial, agricultura intensiva y ahora, el llamado turismo nocivo.

Como si no bastara con ser el responsable del 35% deterioro en los espacios naturales del mundo, el hombre y su afán por recorrerlo todo se ha dedicado a destruir y contaminar desde reservas naturales hasta islas inhabitadas que, simplemente, no están preparados para recibir ese flujo de personas.

En el año 2005, un turista checo incineró accidentalmente el 5 % del Parque Nacional Torres del Paine, Chile; comprometiendo la amplia vegetación que crece en esa maravilla natural. Lejos de solucionarse, en el año 2011 otro turista, esta vez de origen israelí, también redujo a cenizas una porción similar de la reserva.

Mientras que en lo arrecifes corales de Raja Ampat, Indonesia, conocidos también como el Amazonas submarino, la biodiversidad se ve en peligro por el continuo paso de barcos y cruceros que, en algunos casos, suelen estrellarse o ser remolcados, acto que pone en peligro la vida marina del lugar.

El enorme monolito de arenisca ubicado en Uluru, Australia es uno de los puntos turísticos más populares del país, pero los turistas han encontrado una forma de dañar el ecosistema al orinar y defecar en la cima de esta maravilla natural, provocando la extinción de una especie de gamba muy poco común.

En lugar de preservarlas, las especies marinas en peligro de extinción de las Islas Paracelso, China corren especial peligro luego de que el archipiélago se popularizara como el nuevo lugar de caza y pesca para turistas; y así jactarse de ello en las redes sociales. ¡Debemos cuidar nuestra naturaleza!

Loading...